Saludos fraternales del Departamento de la                     Asociación Damas "mensajeras del Señor C.L.A.

 Es nuestro deseo que puedan comunicarse a tráves de nuestra página electrónica la cual ha sido diseñada para  bendición y estimulo espiritual y para  mantener una relación de hermandad y amistad  en el Señor.
Nuestros brazos fraternales están a su disposición para ofrecer el apoyo necesario a tráves de nuestras oraciones y consejos biblicos.

Le ama,
Su servidora y compañera el Señor
Migdalia Seda
Presidenta, Int’l   
Página Inicial
Directiva
Agenda
Galería de Fotos
La Palabra
Reglamento
Reflexciones
Conserjería
Cuarto de Oración 
Presidenta

CONDADOS, DISTRICTOS, Y PAISES - SI DESEA SU ANUNCIO EN SU SITIO, MANDA SU ANUNCIO A FOLLOW THE WORD007@HOTMAIL.COM - MUCHAS GRACIAS!
Sign InView Entries


Ana: Una Pasión Por La Gloria De Dios
  Por Nancy Leigh DeMoss

  Estudiando a las mujeres de las Escrituras, aprendemos que lo que les hizo siervas eficaces y poderosas del Señor no era ninguna gran habilidad ni un gran intelecto ni un gran entrenamiento ni una gran posición que ellas tenían. Eran mujeres sencillas, puras de corazón, mujeres sinceras que creían a Dios. Consideremos una de esas mujeres, Ana, de quien leemos en los capítulos uno y dos de Primer Samuel.

  Ana vivía en el tiempo de los jueces. Israel durante esos días estaba plagada por los ejércitos poderosos de los filisteos que seguían atacándolos de un modo implacable. Israel estaba en un período de un declive espiritual desde hacía una década y estaba en un bajón espiritual sin precedentes hasta ese punto en su historia. Había sido un período de cien años de apartarse gradual y sutilmente cada vez más lejos del amor y adoración de Dios.

  El versículo uno del capítulo tres de Primer Samuel nos dice que por esos días la Palabra del Señor era escasa. No había ninguna visión frecuente de Dios. El pueblo de Dios era corrupto. Estaba involucrado en todo tipo de idolatría e inmoralidad, siguiendo las prácticas paganas. Para todos los propósitos prácticos había poca diferencia entre el pueblo de Dios y la gente del mundo. ¿No es lo que estamos viendo hoy?

  Para peor, en la época de Ana no había prácticamente ningún hombre piadoso en los puestos de liderazgo en la nación. Ya hacía mucho tiempo que Moisés, Josué y los grandes hombres que seguían a Dios y que dirigían al pueblo de Dios para que le siguieran, habían muerto. Elí, el sacerdote, a esta altura ya era un hombre viejo. Los otros sacerdotes eran corruptos. Ellos eran codiciosos e inmorales, particularmente los hijos de Elí – Ofni y Finees. Estos dos estaban en el ministerio pero no conocían al Señor. El pecado de estos jóvenes era muy grande delante del Señor, porque trataban la ofrenda del Señor con desprecio (2:17), queriendo toda la ofrenda para ellos en lugar de sacrificarla al Señor.

  En 1 Samuel 2:22 leemos: "Pero Elí era muy viejo; y oía de todo lo que sus hijos hacían con todo Israel, y cómo dormían con las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión." Elí dijo a sus hijos: "Si pecare el hombre contra el hombre, los jueces le juzgarán; mas si alguno pecare contra Jehová, ¿quién rogará por él?" Pero los hijos no querían escuchar las palabras de su padre.

  Hemos visto cosas que suceden alrededor de nosotros en nuestros días que nos dan pesar de corazón, cosas como personas motivadas por la codicia personal y ganancia, falta de integridad, etc. ¿Qué se supone que debemos hacer? ¿Dónde está Dios en estas ocasiones? De nuestra perspectiva terrenal y limitada, a veces las cosas parecen sin esperanza. A veces parece que el mal está ganando en nuestra iglesia y en el mundo cristiano y en nuestra nación. En la era de los jueces, Dios había llamado y apartado a la nación de Israel para ser una luz para reflejar Su gloria a las naciones. En nuestros días Dios ha llamado a la Iglesia para ser una luz para reflejar Su gloria a nuestro mundo. A veces parece que la luz de la Iglesia está prácticamente apagada. Parece como si las religiones paganas y los cristianos carnales y profesantes están ganando la mano en los centros de control de las iglesias. Parece como si las personas que son codiciosas por el poder van a dirigirla a su manera y parecen estar ganando. Esto parecía ser verdad con Israel en el primer libro de Samuel.

  En medio de unos días como estos, Dios escoge y usa a las personas sencillas y comunes que confían en Él y que están deseosas de permitirle efectuar Su plan en y a través de sus vidas. A menudo esas personas no comprenden lo que Dios está haciendo. Ellas están buscando a Dios en su impotencia y desesperación y dicen: "Por favor, Dios, ¡haz algo!" Mientras estos individuos se rinden a la providencia de Dios y a los propósitos de Dios, llegan a ser los instrumentos a través de quienes Él puede lograr Sus propósitos en la Iglesia y en el mundo. Dios ve un cuadro más grande que el que nosotros podemos ver. Él tiene un plan y Él va a cumplirlo. De hecho, Él está en el proceso de cumplir ese plan. Él está redimiendo y renovando este mundo corrompido y caído, y va a causar incluso la ira del hombre para alabarlo. ¡Él es un Dios que todavía está en Su trono!



Dios Escogió de Usar a Ana

  Dios usa a menudo a los necios y a los débiles y a los despreciados, y a los que usted pensaría que no tienen ningún valor, y las personas con poca fe y sin un grado del seminario. En este caso en el primer libro de Samuel, Dios escogió a una mujer llamada Ana. Su nombre significa: "gracia". Esta mujer llegó a ser un instrumento de la gracia de Dios en toda la nación. Pero ella no empezó como una mujer que tenía una gran fe en Dios. Ella atravesó un largo y difícil proceso para llegar allí; por eso muchos de nosotros podemos identificarnos con Ana.
copyright 2009: LAS MENSAJERAS DEL SENOR & Obrero S. Alexander (followtheword007@hotmail.com)
                                                                     .
Por favor ore por el poder transformador de Dios durante La Convencion de Damas!